Desde el Movimiento Popular de Sabadell queremos reafirmar nuestra apuesta municipalista, que desde hace más de 3 años venimos preparando y trabajando: construir una candidatura unitaria anticapitalista de izquierdas que reúna todos los sectores en lucha que lo deseen de la ciudad, que se comprometa con una forma de hacer política desde la base y signifique una verdadera ruptura con las dinámicas de los partidos del régimen. Entendíamos y entendemos que sólo con una dinámica de protagonismo por parte de los movimientos de calle podremos mantener tanto el movimiento como la candidatura alejadas de las praxis integradoras al sistema. El proceso de trabajo para difundir entre las organizaciones políticas, sociales y culturales esta propuesta está entrando, a 2 años de las elecciones municipales, en un momento decisivo ante el cual queremos recordar algunas informaciones sobre este proceso así como trasladar algunas reflexiones:

  1. Recordemos, antes que nada, de donde venimos: la propuesta que llevamos años madurando internamente los colectivos que actualmente conformamos el movimiento nos llevó a entender que en nuestra ciudad este proyecto de aglutinamiento debía partir -sólo partir- de la recomposición del espacio roto entre la CUP y la SE, que de forma anómala desde nuestro punto de vista, existían separadamente representando un modelo y un proyecto bastante común: el de las Candidaturas Alternativas del Vallès. De hecho, como es sabido, sólo como un primer paso en la conformación de esta candidatura, intentamos que hubiera una concurrencia conjunta de ambas formaciones en las últimas elecciones municipales. Tuvimos poco tiempo para conseguirlo y fracasamos. Y también hicimos valorarlo, como hacemos siempre, de forma pública y transparente.

  2. A pesar de esta apuesta -que estamos convencidos de que llegará a renacer- de unión de dos proyectos con nuestro movimiento como punto de partida, creemos firmemente en un proceso que no pivote principalmente sobre ninguna sigla o formación y que posibilite la participación efectiva de los muchos sectores comprometidos en la lucha en la ciudad: desde el sindicalismo combativo al movimiento de organización vecinal más consciente, pasando por todos los movimientos populares en defensa de los derechos sociales y también aquellos que hacen frente por el territorio y el medio ambiente local, entre muchos otros. Una candidatura que no entienda la política de forma profesionalizadora, que entienda la lucha institucional sólo como uno más de los múltiples frentes de lucha, no pactista y abiertamente comprometida con las clases populares y trabajadoras de la ciudad.

La implicación y participación de todas, pues, se vuelve esencial e imprescindible en este proceso que se iniciará en los próximos meses. Desde el Movimiento Popular de Sabadell entendemos que tan sólo con una construcción de base, codo a codo con aquellas que hoy dibujamos el mapa de luchas en nuestra ciudad, podremos conformar una verdadera candidatura anticapitalista y transformadora.

Sólo entre todas lo haremos todo.